El agua y las otras bebidas

Hay una gran diferencia entre el agua pura y las bebidas que contienen agua. Los refrescos dulces (gasificados o no), el café y otros preparados pueden contener sustancias que no tienen efectos benéficos sobre la salud. Las bebidas que contienen cafeína estimulan las glándulas suprarrenales, los zumos de fruta y los refrescos dulces llevan una elevada cantidad de azúcar, y las bebidas gasificadas pueden poseer un elevado nivel de sodio. Estas bebidas aportan al organismo calorías superfluas, sustancias diuréticas o estimulantes del sistema nervioso central, en vez de depurarlo como hace el agua pura. Veamos algunas de estas bebidas apartir de las que tienen mayor consumo.

Refrescos dulces sin alcohol:

La sed es un reflejo que nos advierte de la necesidad de restablecer nuestro equilibrio hidrosalino. Pero, obviamente, no nos dice qué beber. Los fabricantes de refrescos invierten millones de dólares para convencernos de que, al menor síntoma de sed, lo más adecuado es consumir su bebida. Además, se aseguran que sus productos estén disponibles en todo el mundo. En 1997 se vendieron 27.000 millones de unidades en 2,8 millones de expendedores automáticos de refrescos.

En sus campañas publicitarias, las principales empresas se dirigen de modo apremiante a los niños, que así empiezan a beber refrescos a muy temprana edad. Un quinto de los niños estadounidenses de 1 a 2 años ya consume refrescos. Pero el mayor número de consumidores y el más alto consumo se encuentran en la franja que va de los 12 los 29 años, con una media diaria de dos latas y media. En EE.UU. el consumo de estas bebidas se ha multiplicado por diez respecto a finales de los años 50. Y los refrescos suponen más de un tercio de todo el azúcar ingerido en la dieta. Según el US Department of Agriculture (USDA), quienes consumen 1600 calorías diarias no deben ingerir más de 6 cucharaditas de azúcar refinado, cifra que asciende a 12 para una dieta de 2200 calorías y a 18 para una de 2800. Los refrescos sin alcohol son la quinta fuente de calorías en los adultos. Representan el 5,6% de todas las calorías consumidas por los estadounidenses. En los adolescentes varones significan el 9% de las calorías y en las chicas, el 8%.

Estas bebidas, tan comunes en la vida de cada día, constituyen de algún modo un factor de riesgo de diabetes y de enfermedades cardiovasculares, y crea importantes problemas d orden psicológico a quienes la padecen. Si bien no está demostrado que los refrescos sean directamente responsables de la obesidad, es indudable que contribuyen a su aparición. Sus adeptos consumen menos leche y otros productos lácteos, por lo cual corren el riesgo de contraer osteoporosis, una enfermedad que aumenta la fragilidad de los huesos. Otra consecuencia del abuso frecuente de refrescos es la caries dental. El azúcar refinado es uno de los principales causantes de este problema. Las dietas que incluyen una cantidad excesiva de azúcar también pueden promover la aparición de enfermedades cardiovasculares porque aumentan el nivel de triglicéridos en la sangre y favorecen la diabetes, dos de sus principales desencadenantes. Estudios realizados en los Estados Unidos han demostrado una relación entre el consumo de bebidas gasificadas (sobre todo de aquéllas con cafeína) y los cálculos renales, una enfermedad muy común en los países industrializados. Los refrescos gasificados, por su elevado contenido de azúcar, pueden y deben considerarse como caramelos líquidos, y su uso debería estar limitado por los nutricionistas y por las autoridades públicas.

Algunos consejos:

-         Las personas y familias deberían valorar cuántos refrescos consumen y, si procede, disminuir la cantidad.

-         En escuelas, hospitales y oficinas públicas deberían instalarse dispensadores de agua de calidad en lugar de máquinas expendedoras de refrescos.

-         La investigación científica debería analizar con más ahínco la relación entre el abuso de refrescos y el estado nutricional, la obesidad, la caries, la osteoporosis y las enfermedades cardiacas.

Bebidas con cafeína:

Algunos aditivos de los refrescos, como la cafeína pueden causar problemas de salud. La cafeína aumenta la excreción de calcio con la orina. Tiene efecto diurético y, en los niños, genera una forma de dependencia. Provoca nerviosismo, irritabilidad, insomnio y taquicardia. Puede aliviar una cefalea, pero también puede provocarla. Además, cuando los niños de 6 a 12 años dejan de consumirla, experimentan disminuciones del tiempo de atención y del rendimiento.

Cerveza:

La cerveza es una bebida óptima y deliciosa, pero tiene un poder hidratante muy escaso. Por el contrario, en razón de su efecto diurético tiende a deshidratar el cuerpo. Quienes hacen deporte, sobre todo en climas cálidos y húmedos deberían abstenerse de beber cerveza.

Bebidas deportivas:

Estos refrescos pueden ser útiles para deportistas que ejercen actividades físicas intensas durante 90 minutos o más. No hace falta reponer el sodio, el potasio y otros electrolitos perdidos durante un entrenamiento normal, porque no es cierto que en tales condiciones disminuya la reserva de estas sustancias. En cambio, si el entrenamiento o la competición duran 5 ó 6 horas, como en el caso de los fondistas y maratonianos, conviene añadir al agua carbohidratos y electrólitos.

Resumen:

  • El agua pura es la bebida con mayor poder hidratante.
  • El café, el té y la cerveza son diuréticos, por lo cual deshidratan en vez de hidratar.
  • Las bebidas deportivas que contienen carbohidratos y electrolitos deberían utilizarse únicamente para entrenamientos o competiciones de larga duración y gran intensidad.
  • Los refrescos sin alcohol, por su elevado contenido de azúcar, si se ingieren en grandes cantidades y durante un tiempo prolongado, pueden favorecer la obesidad, las enfermedades cardiovasculares y los cálculos renales.
  • En escuelas, oficinas, hospitales e instituciones públicas debería limitarse el expendido de refrescos en beneficio del agua fresca y pura.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *